jueves, 28 de marzo de 2013

Vacaciones no escolares. The end.

Jueves Santo, las mías empiezan sus vacaciones escolares. Jueves Santo, acaban mis tres días y medio de descanso primaveral. Ayer terminaron el segundo trimestre académico y después de despedirse de sus amiguitos, revisar sus (muy buenas) notas de primero de primaria y segundo de infantil, se quedaron a dormir en casa de sus avis. Anoche empezó la cuenta atrás.


Jueves Santo, me levanto a las 9. El padre de las criaturas se ha ido a trabajar y ni me he enterado de su marcha. Me he levantado, me he metido debajo de la ducha durante 20 minutos con el agua a una temperatura al borde del punto de ebullición. A ver si así se me pasaba el dolor de espalda. Me he puesto una mascarilla hidrantante de Chanel. De una muestra que me regalaron. (¿en las muestras pondrán el mismo producto que se vende a cientos de euros?). 10 minutos que han acabado siendo muchos más y que he compartido con mi Kindle porque nos hemos acabado 'Cannery Row' y hemos empezado 'Dulce Jueves'. Hemos tenido que dejarlo cuando me he dado cuenta de que el tiempo se me echaba encima y el hambre matinal hacía acto de presencia. Yo soy de las que se levanta con hambre, no puedo dar medio paso si no desayuno.

He desayunado casi a las 10. Café con leche y dos tostadas de pan con tomate y posteriormente he ingerido un cóctel farmacológico a base de antihistamínico e ibuprofeno, al que he añadido un comprimido de vitaminas. Previendo el inminente asedio de la astenia primaveral. La astenia viene enseguidita, después de los primeros síntomas de rinitis estruendosa, que ya me acompañan desde hace días. Con sus salvas de estornudos, 7 seguidos de media, su moqueo constante y su dolor de cabeza. Ideal todo, sí. Y el ibuprofeno, porque la ducha a 80 grados no ha tenido los efectos deseados y me seguía doliendo la espalada.

Después han llegado unos segundos de duda: ¿qué hago? ¿Me seco el pelo? ¿Pongo una lavadora? ¿Sigo leyendo? Ninguna de las tres. Me he sentado delante del ordenador a escribir este post. Previamenteh tomado algunas decisiones tuiteras de las que no sé si me arrepentiré y me he peleado con facebook.

Y van pasando las horas y el final de las vacaciones no escolares se acerca. Y he dedicado dos horas y media a aclararme en el entorno bloguístico, porque yo en esto me he metido a pelo. Soy una inconsciente. Tengo la cabeza como un bombo de leer sobre widgets, HTLM; RSS, vínculos, plantillas... el error 404 me ha acosado, aún no sé que es el flavicon, ni el feed, ni entiendo muy bien lo de la URL... He pensado en el bloguicidio, sí, pero luego he pensado también que ninguno de esos palabros iba a arruinar mis vacaciones no escolares en las que, como es evidente, me he dedicado a escribir en mi blog.

******

Me visto, me arreglo, me dispongo a ir a buscar a las mías. Y voy tomado conciencia de que ya nada será igual después de estos 3 días y medio. No volverá a haber silencio en casa. Los posts se acumularán en mi cabeza sin orden ni concierto.  Iré anotando ideas en las notas de la blackberry o en las páginas de fin de semana de mi agenda. Buaaaaaaaa!!! (onomatopeya del llanto). Le tendré que robar horas a mi escaso sueño nocturno y minutos a mi horario laboral. Con el blogger minimizado en el escritorio de la pantalla de mi ordenador, maximizándolo de vez en cuando y escribiendo a la velocidad de la luz y preguntándome constantemente en mi monólogo interior qué estoy haciendo y para qué lo estoy haciendo. ¡¡¡Aaaaaay.... vacaciones no escolares!!! Ya no creo que os vuelva a ver hasta dentro de muchos meses. 

¡¡¡¡Riiiiiiingggg!!! Mamáaaaa, somos nosotras. ¿¿¿Vienes a jugar al baloncesto con un cubo que no tenemos canasta???. 






0 comentarios:

Publicar un comentario