jueves, 25 de abril de 2013

Próximo evento: cumpleaños feliz


Se acerca a la carrera el cumpleaños de lasmías. Me quedan apenas 20 días para organizar la fiesta para dos hermanas que cumplirán 5 y 7 años y que van a invitar a tantos amiguitos como años cumplen y a los que habrá que añadir los hermanitos adosados que traiga cada uno. La lista aún no está confeccionada. Ladecuatro tacha y añade cada día a un nuevo invitado. Ladeseis sí que lo tiene claro.

Hace unos años, a estas alturas, ya lo tendría todo organizado. El menaje desechable, los globos, la idea de la tarta, las velas, los juegos, la animación, el detallito para los invitaditos...¿bolsita con chuches o piñata?... gran dilema, la comida de los mayores... es más, habría cedido a las influencias del happymamismo y les hubiera dejado participar a lasmías en esta tarea, dándoles a elegir entre varias opciones y teniendo en cuenta su punto de vista. Pero este año no tengo nada claro lo que voy a hacer y es muy posible que ponga en práctica un ejercicio empírico sobre los cumpleaños infantiles.

Cumplo años en verano y nunca tuve una fiesta con mis amigos. Las celebraciones eran en casa con mis primos que vivían en el segundo y mi prima Maruja. Fanta, mediasnoches de jamón y queso, papas y tarta. Ni globos ni guirnaldas. Ni vajilla de Disney ni tartas decoradas. Y todo en la salita de estar del piso.

Con esto de los cumpleaños infantiles, hemos vivido por encima de nuestras posibilidades. Creo que nos hemos transtornado. Correcto, la gente tiene que trabajar y ganarse la vida, pero gastarse 300 euros en una fiesta en el parque de bolas son palabras mayores. Por no hablar de la competición y el estrés por ser invitado e invitar a un cumple. 

Desde que Ladeseis cumplió su primer añito he debatido conmigo misma este tema y he acabado haciendo una fiesta con familia, amiguitos del cole e hijos de amigos de papá y mamá. El año pasado fue en parque de bolas y una y no más. Como cumplen años el mismo mes, celebran la fiesta juntas. Error, pero de momento es lo que hay. Todos los años me he líado yo misma con los preparativos, me he enredado en detalles que los niños no tienen en cuenta y me he gastado un pastón. Desde que cumplieron 2 y 4 ha venido una santa mujer y/o santo varón a entretener a las fieras, que pasan olímpicamente de comer ya no ricas viandas... pasan totalmente de las papas, los ganchitos o la tarta más espectacular. Quieren jugar y hacer el cafre. Y además, lo confieso, en las listas de invitados de los dos primeros años de cole ha primado un criterio por encima de cualquier otro, por encima incluso de las indisolubles amistades que se tienen a los 3 ó 4 años: hemos invitado a los niños cuyas madres me caían bien. Es así.

Este año se me echa el tiempo encima. La cuenta atrás me persigue y aún no he previsto nada. Pero mucho me temo que éste va a ser un cumple remember. En el jardín de casa de los abuelos, mediasnoches de jamón, queso, chorizo, nocilla y foie gras. Fanta y cocacola. Ganchitos y papas. Tarta de galletas con chocolate, nada de fondant. ¿La animación? A trepar al parque. ¿Decoración? Globos. ¿Detallito para los invitados? Piñata salvaje y que gane el mejor.

5 comentarios:

  1. Calla, calla, que me contaba mi cuñada que vive en otra ciudad que en su colegio lo celebran por triplicado!!!, fiesta con los vecinitos el mismo día del cumple, fiesta con la familia el fin de semana siguiente al día del cumple y finalmente un día de ese trimestre toda a clase se va a un parque de bolas y lo pagan a escote entre todos los papas de niños que cumplan años ese trimestre...ufff me lo contaba y me daban hasta mareos!

    ResponderEliminar
  2. Sí, es agotador. En clase de Ladecuatro, este año se juntan también por trimestre y, o pagan escote o cada invitado se paga su merienda y los padres convocantes pagan la merienda de los padres que acuden con sus churumbeles. Yo paso.
    Aquí en casa tiene toda la pinta de que me los voy a llevar a casa de mis padres que tienen un poco de jardín y un parque y los vamos a soltar a sus anchas.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Tengo pendiente escribir un post acerca de los cumpleaños de ayer y los de hoy. Me encanta tu idea de cumple vintage, este año lo mismo lo hago también con la mía de cuatro. Mis hijas también cumplen años en la misma época, por eso la celebración familiar la hago conjunta. Aparte está la celebración amiguitos. Intento ser práctica y sensata y no tirar la casa por la ventana pero, aún así, me gasto un pastizal aunque la fiesta sea en el parque (no de bolas) porque compro comida y bebida para un regimiento y luego estamos bebiendo fanta naranja durante meses.

    Con la mayor llevo unos años compartiendo gastos con otras mamás del cole que celebran los cumples de sus hijas por las mismas fechas. Y es un alivio.

    Suerte!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí!!! Yo también calculo fatal cuando hago la compra para los cumples. Como cuando hago fideos... o para todos los vecinos del edificio o para dos escasos platos. No hay término medio. Supongo que tendré que ir planteándome el cumple por separado, pero es que se llevan 2 años justos y al final vas a lo práctico. Temo el momento de los cumples rollo cine y merienda. ¿Hasta cuándo celebrabamos nuestros cumples la feliz generación de los 70?

      Eliminar