jueves, 23 de mayo de 2013

La maternidad de la A a la Z. W de WWW


Que la maternidad del siglo XXI no tiene mucho que ver con la de nuestras madres y abuelas es un afirmación polémica. Discutible. La maternidad es la maternidad, aquí y en la China Popular y hoy, ayer y siempre. Pero en estos tiempos en que nos ha tocado tener hijos, disponemos de un mecanismo de potencial indiscutiblemente grande, del mayor medio de comunicación jamás imaginado... qué voy a decir de internet. Las redes sociales aportan a la maternidad del siglo XXI conocimientos, interrelación, inmediatez, intercambios de información. De 'La enciclopedia de la madre y el niño' que tenía la mía en casa, a los blogs, webs y foros sobre madres, niños y todo lo que tiene que ver con ellos.

No nos engañemos. Si yo tengo un blog es porque hace 5 años, cuando estaba de baja post amniocentesis de Ladecinco me dio por buscar en Internet cosas relacionadas con partos, bebés, biberones, chupetes… ya tenía a Ladesiete pero estaba muy ociosa y google ayuda a perder el tiempo a los ociosos. Navegaba yo sin rumbo, sin conocimientos blogosféricos, ni 2.0, ni de redes sociales, allá por el remoto 2008, cuando topé con un foro. Experiencias de otras ociosas preñadas como yo que contaban, semana a semana, su embarazo como quien cuenta su mili. Preguntaban cosas como ‘¿qué es mejor para ponerse de parto, el chocolate caliente o el sexo?’, ‘¿qué hay que llevar en la canastilla al hospital, te regalan pañales…?’. Como una clase de preparación al parto en la que el anonimato te permitía preguntar todo aquello que nunca te atreverías a preguntar en una sesión presencial.

Y allí empecé a 'conocer' a otras congéneres en situación similar a la mía, y nos contábamos la vida, los partos anteriores, para cuándo te toca, pues aún no tengo contraccions, pues a ver cómo lo lleva la mayor...Hasta que hablando de partos me encontré con andorra01 y empezamos a discutir agriamente sobre los partos inducidos, la epidural y demás prácticas obstétricas. Yo era ignorante, novata y naïf. Escribía mis cositas en serio, con sinceridad. Pero de buen rollo. Y andorra01 no me pasaba ni una. El foro parecía un debate encendido sobre política, de esos que empiezan con la última noticia de un informativo de televisión y acaban con que si Carrillo tuvo mucho que ver en Paracuellos y que en el PP aún queda mucho franquista. Pues eso, guerracivilismo. Las dos españas, las dos crianzas, los dos partos… un desastre.

Me harté de andorra01 y de aquel foro y pasé por Crianza Natural. Qué tensión, qué violencia, que mal rollo. Ni yo, que a veces soy peleona y discutidora hasta rozar la impertinencia, me atreví a registrarme en él. Ni siquera mi parte más puñetera me animó. Un foro, que por cierto, estuvo parado un tiempo porque creo que tenían unas broncas entre el gallinero espectaculares. De tono y de nivelazo. Amenazas feroces a Estivill y al colectivo obstétrico: lo más suave que le decían al primero era que era un maltratador infantil y a los segundo, que eran matarifes. Me lo dejé. No se podía soportar tanta tensión y violencia dialéctica. 

Y llegué a bebesymas y me gustó mucho compartir visiones, experiencias, preocupaciones, opiniones... con los editores y con usuarias del blog. Era yo una furibunda comentarista, con mucha puntuación gracias a mis comentarios. El tono, el nivel y el buen rollo no tenían nada que ver con lo que había visto hasta el momento. También discutía mucho con algún editor y con alguna editora, pero aunque en algunas ocasiones las posiciones era irreconciliables, el debate era bueno y enriquecedor. También tuve broncas morrocotudas con alguna usuaria, pero queda el buen rollo de las conversaciones con nocturnidad y silencio en casa con otras madres y con algún padre. De ese buen rollo de aquellos años y corrillos están Ciberia y Simonetta. De los otros, se dice el pecado pero no el pecador. 

Pero me faltaba algo. Me faltaba una visión más cercana a la mía sobre la maternidad y las cosas del criar. En bebesymas acabé tocando techo (o fondo, no sé) y sin poder superar el debate limitado a ciertos enfrentamientos, tan reales como actuales: LM/LA, vacunas sí o no, colecho o no colecho, parto natural, crianza natural o artificial..... Pero la experiencia me sirvió para saber que hagas lo que hagas, aquí o en el parque, siempre habrá alguien que te juzgará. 

Y vinieron los blogs extranjeros. Me engaché a Lisa Belkin, a Hanna Rosin  y a Scary Mommy. Otras visiones, otras voces, otros argumentos alejados de las referencias y principios de la CN, sobre todo de los que menos comparto y que son, a su vez, los más presentes en la blogosfera materna. Un apunte, con la  Rosin, desmitificaciones a gogó y sesudo pero apasionante debate sobre la dualidad mujer/madre. Altamente recomendables cada uno en su estilo.

Y por fin llegaron los blogs personales.  Molinos y sus Maternity, la madre tigre, el blog de madre. Diarios de abordo de casas con niños, de vidas similares a la mía, de momentos y palabras que podría suscribir una a una. Y acabé de caer en las garras de la blogosfera materna. Y me dije que algún día yo tendría un blog. Y ahora que lo tengo, estoy descubriendo no sólo los efectos positivos de escribir, leerme, verme desde fuera y desdramatizarme a mi misma. También estoy comprobando que mis cosas le pasan a más gente y que esa ausencia total de exclusividad me conforta. 

Y pasado este tiempo estoy feliz como una perdiz con mi blog, con mis seguidoras, con mis escasos pero súper valiosos comentarios. Con la ayuda  de Bego, que me echa una mano con los captcha. Con las risas que me echo cuando repaso algunos post. Con las que se echa alguna amiga cuando me lee. Y con la confirmación de que si hubiésemos hecho caso a la frase de nuestras madres 'nunca hables con desconocidos' hoy, no andaríamos por aquí.

"La maternidad de la A a la Z" es un carnaval de blog iniciado por Trimadre a los Treinta que consiste en que cada madre participante describa un sentimiento al que ha descubierto un nuevo sentido con la maternidad, o una faceta de su personalidad que desconocía antes de ser madre. El objetivo es crear en red, colaborando unas con otras, un "Diccionario de madres" con el que reírnos, emocionarnos y conocernos un poco más.
Síguelo en Twitter #azdelamaternidad
Si estás interesada en participar, tienes toda la información a tu disposición aquí.







19 comentarios:

  1. Anna! Me encantó leer tu post!!! Te sigo a partir de hoy!

    Yo también me asombré del nivel de violencia que tienen algunos foros... Si bien no estoy a favor del método estivill ni de la violencia ostétrica (la sufrí en carno propia) creo que todas merecemos respeto a nuestra forma de criar a nuestros hijos. Podemos tener diferencias pero cada quien hace lo que puede y mejor le sale no? La cosa es acompañarse en este camino no poner contra el paredón a quien no cumple las reglas (impuestas por quién?) En fin, pienso que la maternidad hoy es también la W de www
    Un abrazo desde mi Buenos Aires querido...

    Muriel y yo, I de intuición

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pao! Encantada de tenerte por aquí y encantada de leerte. Exacto, cada una que haga lo que buenamente pueda. Debe ser que la educación de los hijos es como el fútbol... todo el mundo sabe!!!
      saludos!!

      Eliminar
  2. Si estás contenta y orgullosa de tu blog ya es suficiente. Hay que estar bien con uno mismo, es lo primordial para estar bien con los demás.
    Salu2.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la verdad es que el blog me está yendo muy bien en ese sentido. Aunque me hace dormir menos de lo que debería!!!

      Eliminar
  3. Ay, que salgo en tu post, jejeje, espero que te ayude a algo más que esto del captcha. Mira, a mí me pasó algo muy similar a lo que te pasó a ti en los foros de adopción. Allí también había y supongo que seguirá una guerra de dos bandos: las que abogaban por buscar orígenes de los niños y las que no lo tenían nada claro o las que habían decidido que no. Ese era el debate que causaba más pasiones aunque había más. Yo tuve que dejarlos porque me lo tomaba tan en serio que sufrí muchísimo, me dejaban exhausta los comentarios encendidos con ciertas personas. Incluso en mi propio blog de adopción tuve movidas. Una día, una madre que me leía y que sabía lo que estaba pasando me llamó (a través de una amiga común) para decirme que estaba conmigo y que me estaba notando lo mal que lo pasaba y que no había derecho y tal. Y me ayudó mucho, la verdad.

    Decidí alejarme de todo eso. Y ahora me encuentro lo mismo aquí, en mi nueva aventura bloguera :( también me he sentido mala madre por no haber dado pecho a mi hija más que un mes, a pesar de que no tenía leche, que no fue por rollo estético y demás (y aunque lo fuera) por muchas cosas que leí al respecto de algunas personas igual o más radicales que Molinos.

    Aún así, cierto es que es mejor no hacer ironías ni de un lado ni de otro y menos en Internet, pues siempre habrá quien se sienta ofendido y el respeto a cada postura es lo que todos queremos (o decimos que queremos) Otra cosa es lo que se pueda decir con las amigas, en una charleta distendida. Quien no critique jamás a nadie que tire la primera piedra.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No dudes de que tu ayuda sobrepasa a los captcha, pero para mi los captcha con palabras mayores!! Mola mucho saber que estás ahí!!
      Muac!

      Eliminar
    2. Son palabras mayores, I mean.

      Eliminar
  4. esta maternidad nada tiene que ver con la de nuestras madres... cada generación es diferente, ada una con lo bueno y con lo malo.

    Ver cómo has ido explorando hasta encontrar la felicidad de tu blog, me alegra mucho, es lo que todo busca cuando crea un blog, estar agusto con lo que hace!!!!

    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que no tiene nada que ver... Mi madre me dice a veces que 'nos complicamos demasiado' y ante las críticas y las polémicas también me dice que eso siempre ha existido. Que siempre se ha opinado de las mujeres y de sus decisiones o maneras de afrontar la maternidad en general. Habrá que reflexionar sobre esto.
      Hasta pronto!!!

      Eliminar
  5. Me alegro mucho que estés (como yo) feliz con tu blog. El 2.0, www y todo este mundillo te hace descubrir muchas cosas, buenas y malas, pero da gusto dar con gente que, comparta tus ideas o no, las respete. En eso estoy contigo. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una buena experiencia, sí que es verdad. Aunque sólo sea por sentarte 10 minutos delante del ordenador para algo que no tenga que ver con el trabajo. Dejar fluir ideas que a veces se nos amontonan en la cabeza, ponerle un poco de humor a todo esto, o no, simplemente verte desde fuera al leerte. Y encontrar a personas como una. Mola. Saludos!!

      Eliminar
  6. Muy bonito post. Yo también soy madre de tres y vivo mi experiencia como madre, mujer, madre bloguera, bloguera a secas y además cuarentona. ¡Total nada! o ¡Total todo! Besos.

    www.sobrevolandoloscuarenta.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Lola!
      La blogosfera materna sólo tiene una pega... es que no pararías nunca de leer y comentar y te quita tantos minutos de sueño!!!

      Eliminar
  7. Qué gran verdad, a mí internet me ha afectado MUCHISIMO en mi maternidad, quiza por estar solita en un pais extranjero sin familia ni amigas cerca... Como tú fui a parar a un foro, y como en todo internet, hay cosas buenas, pero muchas más aún cosas malas... Saqué varias amigas que valen puñaos, y otras tantas innombrales que borré de mi mapa jeje

    Te sigo a partir de hoy :)

    ResponderEliminar
  8. Me ha encantado este post, donde se ve tu búsqueda, yo tengo una historia similar, ahora estoy menos bloguera, en 2012, con el nacimiento de mi segundo hijo, inicie la tranformacion, pase de ser una madre chachipiruli "tengo todo mas o menos controlado" al desbordamiento total, ahora tengo el poder para ser la hidra de 8 cabezas y la supermana de mi casa, con el desbordamiento ha llegado el descontrol y con el descontrol la rendición a lo evidente: no soy una supermadre, de hecho a veces soy una mierdecilla. Ainnnsss con el buenrrollismo del que hacia gala...pues ahora nada, ahora trato de no volverme loca por el camino.
    Por cierto la primera vez que oí hablar de la CN fue en bebes y mas en un comentario tuyo y recuerdo que te lo pregunte "que es eso de CN?" ya ves tu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola.
      Muchas gracias, me alegro de que te haya gustado el post. Te contesto poco porque vengo de un ligero disgusto de otros lares en los que solíamos encontrarnos. Joder. Perdón. En fin. A mi también el blogomundo maternal me ha venido a confirmar que la confusión y la duda es mi estado natural... por eso 'no lo tengo claro'... Y esa duda continua es la que me hace preguntarme no sólo qué debería hacer yo, sino también por qué otras personas, otr@s madres y padres actúan como actúan. Y como me gusta ver las cosas en su conjunto, no aisladas, por eso a veces me chirrían cosas de la CN. Porque no soy solo madre: soy una mujer de 40, que tiene 2 hijas, que trabaja, que tiene un marido, amigos, amigas, conocidos, que lee, que escucha, que siente, que se equivoca, que acierta, que se desborda... y con todo ese caos y descontrol, mi visión de la maternidad no puede ser unidireccional. A todo le tengo que buscar explicación. Y entonces voy y me lío y me cae la del pulpo. Y en el fondo me disgusto.
      Vaya chapa que te acabo de soltar. Si has llegado hasta aquí y no has entendido nada, es lógico. Pásate si tienes un rato por bebesymas y por la increíble y apasionante historia del 'holandés lactante' y ya me dirás.
      Besos!!!

      Eliminar
  9. Un post imprescindible para entender la maternidad del siglo XXI!! :-) Completísimo!!

    ResponderEliminar