lunes, 27 de mayo de 2013

Las cosas de criar: alimentación infantil


La alimentación infantil debe ser sana, variada y equilibrada. Sentencia indiscutible que tiene como referencia aquí en mi casa, la famosa pirámide de los alimentos. Sí, la cumplimos bastante, no a rajatabla, pero me podrían dar un notable en mi papel de hembra alimentadora de crías. Y como una cosa es el contenido y otra el continente, a mi la alimentación infantil me conduce a un territorio convulso, a una guerra al grito de ¡comed, por favor!, a una lucha continua contra codazos a vasos, derrames de sopa, caída contínua de cubiertos, manchas y más manchas... Agotador.

Lasmías comen más o menos de todo. Podríamos decir aquello de 'comen bien'. Ladesiete es más puñetera y va a días. No le gustaban las lentejas y ahora le encantan, debe de ser de las pocas niñas a las que les pirra la coliflor con bechamel, se comería los huevos fritos a pares, es chocolatera como su madre, come más o menos cualquier fruta y 'lo verde' de la paella no le va. Normal. Ladecinco disfruta comiendo, le gusta probarlo todo aunque luego decida que no le gusta y se casca unos platos de fideos, pescado/carne, dos peras y un colacao para cenar tan feliz.

Nos falla en todo este panorama, más o menos idílico, el desayuno. Las pobres madrugan y a las 7:30 les da la vida justito para engullir un vaso de leche con colacao y unas galletas. Con Nutella y con los dibujos en la tele. Pero les cuesta. Almuerzan y comen en el cole y me consta según la Fontes, teresiana, profesora de mi hermano, jubilada y encargada del turno de comedor de los pequeños, que se lo comen todo.

El problema viene con las cenas entre semana. Las cenas de lunes a viernes generan mucho estrés. Cenan pronto, solas, porque yo me espero a cenar con Elmío que llega tarde. Sobre las 8:15, sea de noche o tengamos luz día ahora en primavera. Se sientan a la mesa, yo me siento con ellas y charlamos un rato. Y empieza la función.

- ¿Habéis guardado las cosa del cuarto de jugar?
- Yo sí, pero ella no.
- ¿Mamá me calientas el puré?
- ¿Y a mi me pones picotestos (picatostes)?
- Vooooy.
- ¿Me pones más agua, por favor?
- Enseguiiiiidaaaaa.

Me levanto a cumplir sus encargos. Puré calentado, refill de agua, picotestos puestos. Y ya que estoy de pie, aprovecho para ir preparando el segundo plato. Lenguados. Y de cara a la vitrocerámica escucho cataclonclan cliiiinnn.

- Se me ha caído la cuchara.

La cuchara estaba llena de puré. Se ha caído y el rico puré de calabacín ha hecho un estucado en la pared. 

- Ha sido sin querer.

Limpio el puré. Dejo la cuchara en la pila, cojo otra y cuando voy a dársela descubro que toda la manga del batín, a la altura de la muñeca, está chorreando puré. Da igual si es una o la otra. Sé que mientras le quito el batín a la susodicha, va a llegar algo así.

- Ya me lo he acabado todo.
- Ahora te voy a poner del lenguado.
- ¿Me pones ketchup?

Ya empezamos. 

- ¿Ketchup con el leguado?
- Es que me gusta. 
- Pero muy poco. Te pongo una vez y basta.
- Vale, mamiiii.

Voy a la nevera a por el ketchup y aprovecho para cogerme un tercio. Es una imagen lamentable, sí. Una hembra alimentando a sus crías tomándose una cerveza. Pero llegado a este punto, necesito refrescarme. Porque empiezo a caer en el bucle de las razones espantosas y sin sentido.

- Yo puedo mostaza.
- No.
- ¿Y ella por qué puede ketchup?
- Porque el ketchup está hecho con tomate y la mostaza no sabemos con qué la hacen.

Le pongo ketchup a las dos. El lenguado de Ladecinco desaparece en un plis plas. Y el ketchup también a golpe de lenguetazo al plato. Esta imagen es la que empieza a desatar mi desazón. Además de la cerveza, la ansiedad me genera hambre y empiezo a cortarme trozos de fuet. Aquella sigue limpiando el plato con la lengua.

- ¡Eso no se hace, por favor!
- Es para que no laves el plato. (¡eso lo decíamos mi hermano y yo de pequeños! ¿De dónde lo ha sacado? ¿Es un clásico universal? ¿De dónde sale este guarrerrismo?)

Ladesiete va comiendo como un pajarito y se encanta con una mosca. Y yo ya no sé si es la cubertería que tenemos en casa pero no hay manera de que pinche un trozo de algo y no se le caiga. Y claro, lo recoge con la mano. Con la misma mano con la que se retirara su gracioso flequillo de la cara, el mismo flequillo que acabará manchado de la meunière del lenguado... yo no quiero que tengan modales de Buckingham Palace, pero un mínimo caray... que  estas sesiones diarias de baby-led weaning, a su edad, son intolerables.

Y me pongo a pelar la fruta entre trozo de fuet y sorbo de cerveza, en el banco de la cocina, de espaldas a mis comensales que saben levantarse a dejar su plato en la pila. Sólo está permitido levantarse para dejar los platos en la pila. Todo lo que exceda de esta misión está prohibido en la cena. Tan prohibido como repetido caaaaada santa noche.

- Tengo pipi. Voy al baño.
- Aguántate que ya estamos acabando de cenar y os vaís a dormir.
- Es que no es bueno aguantarse el pipi.
(...)
- ¡No hay papeeeeeel!

Se me ha acabado el tercio. Y el fuet lo he guardado porque soy capaz de acabármelo también. 

- Toma, papel. Lávate las manos.
- ¿Me las lavo cuando vayamos a dormir?
- No.
- Vale.

Afortunadamente Ladesiete se ha acabado la pera. 

- Me he lavado las manos. Huele.
- Vale. Cómete la pera.
- Quería manzanza, pero no te preocupes.
- Venga. Un vaso de leche y a la cama.

Comer han comido. Sano, variado y equilibrado. Si entendemos por comer terminarse todo lo que había en los platos. Y yo también he comido. Medio fuet y una cerveza. Así no vamos a ningún sitio porque a ver ahora quien es la adulta que cena sano, variado y equilibrado.

7 comentarios:

  1. Jajajajajajaj lo siento pero es que yo pensaba que esto con los años mejoraba pero ya veo que no

    ResponderEliminar
  2. No lo sientas! Riéte a gusto, si lo hago para que nos riamos.... si lo pienso, lloro, pero si lo leo, hasta me hace gracia. Ya han cenado. No ha ido mal. Ladesiete tiene fideos en el bolsillo del batín y los palillos de los libritos los han usado para pinchar fresas, las muy gorrinas!! Ahora están componiendo una canción para nosotros!!

    ResponderEliminar
  3. He tenido que venir a buscarte a tu blog para darte la enhorabuena por los comentarios que has dejado en bebes y mas! :)

    ResponderEliminar
  4. Bueno, de eso se trata también, de que vengáis por aquí... sobre todo si ya no voy a ir mucho por allá...
    Anónimo, tienes nombre o te llamo así? ;-)

    ResponderEliminar
  5. Jajajajajajaja!!! Me encanta Y me suenta tanto, tanto, taaaaanto!!!

    Me gusta tu blog, te sigo, y además te doy un premio, ea!

    ;)

    Mami Cool
    http://mamicool19.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues muchas gracias, mamicool!!!
      Un saludo!

      Eliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar