martes, 4 de junio de 2013

Homeland y fabada


Es una combinación inverosímil lo sé, pero es mi plan para los miércoles por la noche. No soy ninguna seguidora compulsiva de series de televisión, no me he enganchado a temporadas y capítulos sin límite por muchas razones que tienen que ver directamente con mi alto nivel de tecnolerdismo. Y también con mi cansancio instrínseco de los últimos años. Ni he visto Mad Man, ni Breaking Bad, ni Sexo en Nueva York. La última serie que retuvo mi atención semana tras semana fue Héroes. La hacían en la tele de mi CCAA y yo estaba embarazada de Ladesiete. No recuerdo qué día la hacían, pero no nos la perdíamos Elmío y yo, entregados a su seguimiento y comentario cada semana, entre nosotros, compañeros de trabajo, amigos y conocidos que también la veían.

Desde aquel remoto 2005-2006 han hecho muchas series de culto, pero han coincidido con el momento más activo de mi vida reproductiva y criadora. Y no me daba la vida. Ya he hecho bastante estos años con intentar cultivar mi mente a través de la lectura. Ver la tele después de cenar era un tortura. Venga a pegar cabezazos dignos de provocarme un esguince cervical, venga a caer en microsueños de sofá. Error total. Estos años, entre semana, mi ciclo vital al final del día consistía en cenar y a la cama.

Pero como todo pasa y todo lo malo se olvida, estamos en 2013 y a lasmías no hay que dejarles preparados por la noche cargamentos de potitos hechos con la thermomix. Por eso y por muchas cosas más, Elmío y yo nos hemos propuesto engancharnos a Homeland. Tiene todos los ingredientes para enganchar pero no es la trama, la tensión, la intriga y el dolor de barriga lo único que nos tiene todos lo miércoles cenando en el salón delante de la tele. Es el hecho de reservar la noche del miércoles para hacer algo juntos, más allá de recoger la cocina, preparar las cosas del día siguiente, hablar de trabajo, ir a dormir a una hora decente para no sufrir de mal humor... El miércoles da igual irse a dormir a la una de la madrugada. No hay dolor y no se piensa que el despertador sonará en 6 horas y media. Y caen un par de quintos y se cena... por ejemplo, una tapita de fabada que me va a traer la mejor amiga de mi madre, que es medio leonesa, medio asturiana.

Y a esta noche matrimonial perfecta, hay que añadir un nuevo elemento: un grupo de whatsapp con dos compañeras de trabajo. Podría parecer un elemento distorsionador. Para nada. Añade parafernalia, buen humor y muchas risas con los comentarios a golpe de escena impactante. Que Brody mata a Tom Walker... tilín... notificación y a las tres, en estado de shock, sólo nos da para poner el emoticono de la cara de susto con los ojos abiertos. 

No tengo ninguna teoría, ni me preocupa mucho cómo va a acabar. Me basta con ver la cara de cabreo de Elmío cuando acaban un par de capítulos impactantes. Se levanta, se lleva las manos a la cabeza y da vueltas por el salón salmodiando 'no me jodáis'. Se lo dice a los guionistas, que han dejado del episodio en unos niveles de tensión no aptos para cardíacos o impacientes. 

Así que me da igual que Brody sea el señor X, que su hija sea la salvadora del mundo porque conoce el secreto de su padre. El vicepresidente me parece un lagarto de "V" y la mujer de Brody una vaina de 'La invasión de los ultracuerpos'. No por mala, por sosa. Espero que Carrie engorde un poco, la pobre, y que su hermana algún día de su vida, pegue un buen grito. Que me recuerda un poco a mi. Pero sí que pido, por favor, que Saul no sea el malo. Por mucho que insistan mis compañeras de whatsapp. 

7 comentarios:

  1. A mi marido y a mí también nos encanta la serie. Nos tragamos las dos temporadas de seguido y ¡estoy como loca porque empiece la tercera en septiembre! Sólo espero como tú que el malo no sea Saul...Besos.

    www.sobrevolandoloscuarenta.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Pero has acabado la segunda? Yo voy al ritmo tradicional de Cuatro.
      La verdad es que no me mata la curiosidad, porque me lo paso pipa cada semana, pero por favooooor... que Saul no sea malo!!!!
      XDD

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Tachááááááááááááááán!

    SAUL NO ES MALO!...ummmmm...el malo es otro y le ronda cerca...muy cerca. No digo más.
    La mujer de Brody sigue en su función de pava-pavísima calentona, el vicepresidente más que lagarto de V resulta ser el zoquete más manipulable de la historia de los EEUU y Carrie la sifilítica...sigue en una casa sin comida pero que a la que nunca le falta el trinki. Esta se lo pasa pipa cepillándose al Brody, flipando con sus paranoias que se hacen realidad y viviendo a base de vinos y pastillas...(cosa curiosa perteneciendo a la inteligencia de EEUU)

    Yo he visto las tres temporadas en el Canal Fox del Plus. Las dos últimas me las zampé en inglés (con subtítulos y casi acabo loca Vs. bizca) y después en español.

    Si queréis detalles...me decís.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ssshhhhhhh, calla!!!
      No digas ni mu.
      Saul... ya sabéis que es Iñigo Montoya de La Princesa Pormetida, no? Es que no puede ser malo.

      Eliminar
  4. jajajjajajajajajajajajaj, es verdaddddddddddddddddddd es Iñigo!!!!. Pero mayor y con artritis reumatoide. Os habéis fijado qué andares tiene?, pobre.

    Es la evidencia personificada del dicho: ".... pero cómo se deforman los cuerpos!..."

    ResponderEliminar
  5. Genial vuestra forma de ver la serie me encanta que os hayais guardado ese dia para vosotros, para desconectar un poco y disfrutar en compañia. Es genial!!!

    Yo también he ido viendo la serie conforme la han ido poniendo en Cuatro y la verdad es que me ha enganchado bastante. Ahora toca esperar a otoño que empiece la tercera temporada en Cuatro :D

    Pero mientras esperamos, en mi blog, propongo un sorteo para poder llevarse la primera temporada de Homeland en DVD completamente gratis. Estais todos/as invitados/as!!!.

    Por cierto, la que es una lagarta de V es la mujer de Brody!!!! :D

    ResponderEliminar