martes, 18 de febrero de 2014

Puto febrero

Hace ya casi un año que publiqué el primer post en este blog. Esta mítica frase, este sonado aniversario, debería dar paso a otro post de balance en el que yo repasara mi actividad bloguera en estos meses, en el que hiciera balance de la experiencia, en el que me alegrara mucho de lo que me ha supuesto y en el que pudiera decir cómo me ha cambiado la vida con el blog. Pues no. O no del todo.

Bromas del destino, me decidí a arrancar el blog justo después de que se consumara el tsunami de las tres letras, ese nombre en clave absurdo que le puse a un ERE. El de mi empresa. Mi empresa no es una mercería ni un taller. Es una empresa muy grande que hizo un ERE muy grande y muy nulo. El tsunami de las tres letras tuvo-tiene-tendrá su versión 2.0. El reflejo de un desastre laboral y humano en las redes sociales. El caso es que todo eso me inspiró para escribir mi primer post un 28 de febrero de 2013. En él hacía propósito de enmienda para dejar de usar las redes sociales, por el bien de mi salud mental. La realidad ha ido confirmando que, como en muchas otras cosas, tengo muy poca fuerza de voluntad. 

Han ido pasando los meses y el blog ha sido un desahogo, un ejercicio, una prueba, una caótica rutina. Mis números y estadísticas son más que lamentables. Casi 365 días y no he publicado ni 60 posts. Ha habido meses muy prolíficos y otros de vacío total. En el borrador hay 20 posts inacabados y en la agenda, varias hojas llenas de ideas. 

Pero ha vuelto febrero y todo lo que hace justo un año era un puto drama ahora es un puto drama al cuadrado. Aquel tsunami de las 3 letras parecía la peor experiencia laboral y personal que me había tocado vivir. Pues no. Resulta que el destino me tenía guardadas sorpresas más desagradables todavía. El ERE total después del cierre -por ahora- a medias del polígono sin número. Mi curro durante casi 17 años, por el que paso 4 veces cada día en las idas y vueltas del cole de lasmías. Y me encuentro de nuevo en febrero, rebautizado a partir de ahora como puto febrero, a las puertas del paro, en estado de shock, iracunda, KO y bicho bola, como diría Molinos. Muy pero que muy bicho bola. 

Y claro, en este punto de inflexión vital y confusión mental, andaba yo preguntándome últimamente por qué tengo un blog. ¿Lo abandono? ¿Sigo? ¿Continúo mirando la vida para sacar un post? ¿O espero a que el post aparezca solito en una gamberrada de Ladecinco o en un montón de libros? ¿Me decido a compartir el blog con más conocidos? ¿O sigo con esta otra vida bloguera, reducida, casi íntima? ¿Por qué he puesto esa foto de perfil, ese selfie artístico en el que se aprecia la asimetría de mis agujeros de la nariz? ¿Los agujeros de la nariz tienen algún nombre? ¿Como nostrils, en inglés?.... Mientras me repito estas preguntas intensamente, como si fuera Meryl Streep en 'Memorias de África', ("¿sabrá África una canción sobre mi?,"¿los niños inventarán un juego en el cual esté mi nombre?") me descojono de mi misma. Que para eso me ha servido también el blog en este año. Para tomarme menos en serio. Actitud poco responsable a mis 41años y con dos bocas que alimentar, la verdad. 

Acaba puto febrero de 2014 y se parece mucho a puto febrero de 2013. Con matices. En puto febrero del año pasado parecía que todo había acabado y ahora está claro que todo se acaba. Pero de verdad. En puto febrero de 2013 estaba enganchada cual yonqui a las cosas del 2.0. Ahora también. El año pasado me decían que desconectara. Ahora también me lo dicen. Sabía que tenía que hacerlo y no podía. Ahora igual. Conclusión. Puto febrero pasará. No sé si lo que vendrá será mejor, peor o igual. Pero me temo que yo seguiré igual. Muy pesada y sin tener nada claro. 



10 comentarios:

  1. ¡Sigue con el blog! Y ni caso a Puto Febrero. Ya se que queda cursi y en algunos momentos, hasta irreal y porculero, pero eres tú y sólo tú la que tiene la varita para que el año que viene, Puto Febrero se convierta sólo en Febrero. Ya verás. Besos.

    www.sobrevolandoloscuarenta.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Lola!!!! De momento estoy buscando la varita.... por algún sitio aparecerá. Besos para ti también.

      Eliminar
  2. ¡Sigue con el blog! Sin dudarlo.
    Lo demás es cuestión de tiempo, apretar los dientes y aguantar el tirón.

    Los agujeros de la nariz se llaman narinas. XD.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaaaa... Narinas mola casi tanto como nostrils!!!!
      Uff. Lloro.
      Gracias.
      Besos.

      Eliminar
  3. Sigue. De vez en cuando, y cuando saco un hueco, abro tu blog y voy poniéndome al día leyendo algún que otro post, porque lo descubrí hace muy poquito. Me gustan, alguno mas que otro, y paso un rato muy bueno.
    Siento lo de tu trabajo y espero que esa situación pase pronto.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Victoria!! Y me alegro mucho de que, a veces sí y a veces no, te guste lo que lees por aquí... a mi me pasa igual ;-)
      Hasta pronto!!

      Eliminar
  4. Sigue!!. Me gusta tu blog, y cuando saco un hueco voy leyendo algún que otro post, porque lo descubrí hace muy poquito. Paso buenos ratos.
    Siento lo de tu trabajo, y espero que la situación cambie.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Opino que tienes unas narinas muy bien puestas. ¡Sigue escribiendo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En estos momentos, ese elogio nasal me sube la moral.
      XD
      Gracias!!!

      Eliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar