lunes, 3 de marzo de 2014

Examen

Veamos, hemos estado repasando su blog y tenemos varias cosas que decirle. En primer lugar: es y está desordenado. Da la sensación de que usted se metió en esto a ciegas y debería haberse planteado estudiar un poco el sistema blogger. Eso, como primera medida a la que tendría que haber añadido un mínimo de celo e interés por todo lo que tiene que ver con el mundo 2.0. Apreciamos importantes carencias tecnológicas que rozan el tecnolerdismo... la verdad, es como si usted hubiera empezado a utilizar su nueva televisión sin leerse las instrucciones. Sí, sí, ya sé que una televisión es una televisión, que no tiene más secretos, que todos sabemos encender un televisor y cambiar de canal. Pero se trata de saber qué tiene que hacer para que los canales estén ordenados con criterio o cómo puede programar la grabación de programas o qué hacer para que el menú sea claro, esquemático y accesible. Pues eso es lo que le pasa a su blog... como todo el mundo, sabe escribir, sabe juntar letras con un sentido final, pero poco más.

Seguimos. Al desorden formal añadimos el desorden de fondo. De contenidos. No entendemos muy bien de qué quiere escribir usted. ¿De su faceta como madre? ¿De libros? ¿De música? ¿De cualquier cosa que se le pasa por la cabeza? ¿De sus problemas laborales? ¿De las cosas que hacen sus hijas? Por cierto, como la inmensa mayoría de los niños de todo el mundo. Porque muchos de sus posts son poco originales, la verdad. La blogosfera está llena de madres que cuentan cosas de sus hijos. Está plagado. Y usted insiste en hablar del colecho, de las fiestas de cumpleaños, de las rabietas... Originalidad poca.

Usted ha intentado acercarse a la blogosfera maternal. Ha participado en carnavales de blogs, esas iniciativas interesantes al principio pero cansinas al final. ¿No cree? Parece que todas ustedes, porque la inmensa mayoría son mujeres, entran en el juego para darse a conocer, para captar lectores de ida y vuelta en sus blogs, obligándose las unas a las otras a comentar sus posts con una camaradería inusitada. Parece que entren en un frenesí, en un éxtasis de amistad 2.0... En fin, me gustaría saber por qué razón dejó de participar en los carnavales de blogs. 

Pues, sí, la verdad es que... 

Luego, luego... ya me contestará luego.

El estilo. Pretende ser directo y personal. Íntimo, podríamos decir. Tan íntimo, que la palabra YO resalta en todos sus textos. 

¿Puedo decir....?

No. No puede decir nada. No hemos terminado. Haga el favor de repasar sus posts. No es complicado. No son tantos. 60 en un año... En la inmensa mayoría habla de usted... de cómo es incapaz de responderse sus dudas respecto a la crianza de sus hijas y para eso se interroga buscando una respuesta que me temo que ya sabe. Utiliza la segunda persona del singular para hablar de sí misma, una técnica útil, sí, habitual, pero que en su caso queda forzada. Es como aquello de '¿sabes qué le ha pasado a una amiga?'. No. Está muy visto. Mucha segunda persona del singular, sí, esa especie de estilo indirecto libre por no hablar del exceso ególatra al hablar de usted. 'Porque como yo digo-como yo pienso-como yo hago'. Sí, de acuerdo, es un blog personal en el que usted habla de usted, pero se lo decimos por su bien y ya que usted nos ha pedido una opinión. 

Más cosas. Ojo con las influencias. De la influencia al plagio hay un paso. Evidentemente usted puede leer los blogs que quiera, pero piense por qué a veces sus posts recuerdan a otros posts de otros blogs. Y, no, no nos diga que se llama estilo. Tendencia. Movimiento. No. No nos vale. Busque su estilo. Su tendencia. Y si se convierte en movimiento o no, eso es otra cosa.

No ponga esa cara. No le estamos riñendo. Sólo le pedimos que reflexione, si quiere, sobre su blog. Ahora que tiene tiempo... Déle una vuelta. Escriba mucho. Sea usted misma. Y por favor, cambie esa cara... 




Y haga el favor de no repetir imágenes. Que esta cara ya se la hemos visto en otro otro post. Ale. Venga. Ánimo. Si eso ya otro día, viene y nos cuenta que estamos muy ocupados leyendo blogs. Adiós, adiós....

2 comentarios:

  1. Jajajaja!! que pedazo de post, que bueno.
    Pues te digo una cosa, saca más a pasear ese examinador tuyo, te ha dado ideas muy buenas y con él has sacado una Anna JR muy muy genuina...
    Si te apetece darte una vueltica por el mio ("no soy digna de que entres en mi casa pero"...)
    mecreoblogger,blogspot.com.es
    (me da hasta vergüenza maja)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema no es el examinador, el problema es que tengo que volver a contestarle todo lo que me pregunta y no me atrevo.
      Calla, calla, vergüenza.... voy para allá a leerte ipso facto. El título ya me ha cautivado. Es justo lo que le ha faltado decirme al examinador... ¿¿se cree usted blogger?? XD

      Eliminar