martes, 4 de marzo de 2014

Música, broncas y preguntas de flipar

Mi coche es una dictadura musical. En mis 4 viajes diarios pongo la música que me da la gana. En el caso de ir sola conduciendo, sólo faltaría, pero en los trayectos que comparto con lasmías se pone la música que yo digo. A veces les dejo oir una emisora infantil que tenemos por aquí, pero la verdad es que soy absolutamente intransigente  con más de tres temas tipo el Pollito Pío o el Gangman Style con la voz de los Pitufos. Educar es manipular y yo a lasmías intento manipularles el gusto e influir en ellas. El fundamentalismo materno apoya firmemente la libertad de elección de los niños en todo. Pues yo no. En casi nada.

Con este carácter dictador y desnaturalizado, estoy criando a dos pequeñas frikis musicales. Las dos se desgañitan cantado Frozen con sus amigas si se tercia, por supuesto. Pero siempre han entrado al rollo cuando les he hecho escuchar cosas que a mi me molan. Se saben de memoria las canciones de Los Miserables, canturrean a los Beatles, enloquecen con I feel the earth move, cantan a The Killers con su padre, pero yo aún no veo el momento de que hagan el cafre con AC/DC. Paciencia. Hace unas semanas hemos entrado en una dimensión desconocida. Hemos empezado a escuchar en el coche la banda sonora de Hair! y a ver en youtube todo lo que más o menos pueden entender.


Abrazadas al ipad, en pleno éxtasis musical con 'Aquarius'



- ¿Mamá qué son los hippies? ¿Aquarius es por la bebida?
- ¿Por qué no podían llevar los chicos el pelo largo?
- ¿Dónde está Vietnam? ¿Pero todo eso pasó de verdad?
- ¿Yo puedo subirme a la mesa a bailar?

La pobre B, amiga y vecina, sufre nuestras tertulias cinematográfico-musicales de vuelta del cole. Es un encanto de niña y ella ya empieza a pedirme también que ponga Aquarius en cuanto arrancamos el coche.

- ¿Sabes qué, B? Que todo el principio es música y no empiezan a cantar hasta que han pasado un minuto y 30 segundos.
- Porque la que cantaba, que es negra y lleva flores en el pelo, se olvidó de la letra y no le venía a la cabeza y se la tuvo que repasar en un papel.
- Noooooo... Es que es así porque los autores la han hecho así.
- Es la historia de un vaquero que llega en autobús a Nueva York para apuntarse a la guerra...
- Alistarse.
- ¡¡¡¡¡Me ha interrumpido!!!!!! Calla, tonta. 


- Mamá baja el volumen que B no se entera.
- Se apunta para ir a la guerra de Vietnam. Y se encuentra con unos hippies en un parque.
- ¿Que son hippies?, pregunta B....
- Yo lo digo, yo lo digo, yo lo digo....

...harmony and understanding, simpathy and trust abounding....

- Mamáaaaaaaa...
- B, los hippies son como si fueran amigos de Jesús porque quieren la paz y el amor. 
- Y los chicos hippies llevan el pelo largo y hay uno que lo detienen por llevar el pelo largo y su amigo el que baila encima de la mesa lo saca de la cárcel de los peludos.
- Oye que la estoy contando yooooooo....

... mystic crystal revelation and the mind's true liberation..........

- O dejáis de discutir o pongo Pequeradio.
- Bueno, pues B, resulta que el vaquero que va a Nueva York a apuntarse a la guerra se llama Clot (Claude) y se enamora de una pija que va a caballo por el parque. Entonces los hippies que son tan buenos como Jesús y que llevan el pelo largo porque Jesús también lo llevaba largo, le ayudan a Clot a ligar con la pija que no me acuerdo cómo se llama. ¿Cómo se llama la pija, mamá?

...Manchester, England, Englaaaaand.....

- Es que mi madre se cree que canta bien. Pues bueno, que no me acuerdo cómo se llama la pija. Da igual. Pero Berger, que es el que baila encima de la mesa y es el jefe de los hippies le ayuda. ¿Y sabes cómo? Pues se cambia por él en el cuartel. Se corta el pelo y se cambia por Clot para que salga a ver a su novia antes de ir a la guerra. Y entonces, el capitán del cuartel llama a los soldados para ir pitando a la guerra en el avión y el pobre Berger pone cara de bobo, pero es tan bueno que no dice nada. Y Clot entra al cuartel pero el avión de ir a la guerra ya se ha ido.
- Déjame contar a mi el final jooooooooooooooooooooooo.......

....my body is walking in spaceeeee...... (Empiezo a desvariar. Para afrontar las broncas en el coche hay que estar muy zen.)

- ¿5, puedes dejar a tu hermana que acabe de contar la peli?
- Pero sí se acaba así, que se va Berger a la guerra y Clot se queda y se casa con la pija.... Ah, y que le matan. A Berger. Al jefe de los hip....
- Calla, jolíiiiiiiiiiiiin........
- 5 vale ya por favor... 7, sigue....
- Pues al final, los amigos van a un cementerio todo verde lleno de cruces y le cantan a Berger letdesanshainin porque lo han matado en la guerra del Vietnam. Y hay una manifestación en la casa del presidente de los Estados Unidos, que se llama la Casa Blanca, llena de hippies, millones de hippies. Mamá, ¿por qué no llamáis a los hippies cuando hagáis otra manifestación para que abran la tele?
- Y mamá ¿en esa guerra quién eran los malos?


Sí. La verdad es que algunas preguntas hacen que se me dilaten las pupilas. 


***

Añado los deberes de lengua de hoy de Ladesiete, que me provocan una mezcla de orgullo y satisfacción maternal así como una considerable preocupación por los derroteros que están tomando estas niñas con la música. Y con otras cosas.



4 comentarios:

  1. JAJAJAJAJAJAJ. Da igual el tema, siempre hay buenos y malos, verdad? Los míos hasta cuando ven el fútbol preguntan que cuál es cuál...
    En cuanto a la sugerencia final....mmmm plantéate la idea

    besos!!!
    (Genial leerte de nuevo....)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Graaacias. Y lo mismo digo. Voy recuperando buenas costumbres. ;-))

      Eliminar
  2. En mi coche pasa igual. Siempre me he negado a escuchar música de churumbelandia. Les digo que es cultura musical y se tragan de todo. Al pequeño le vuelve loco la del Pirata de Sabina y tiene locos a toda la clase con la dichosa canción. Pero mejor eso que la de la "tetera y el tenedor" ¿verdad?

    www.sobrevolandoloscuarenta.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Verdad, pero de la buena! Recuerdo con escalofríos un viaje Valencia-Segovia con los Cantajuegos. Qué pesadilla.

      Eliminar