martes, 15 de abril de 2014

El parche que todo lo cura o la teoría de la belleza interior



En este ir y venir de buscar cosas sobre las que escribir, he encontrado este vídeo. Sí. Hay que verlo. Sí está en inglés... Es un video-viral de Dove, esa marca de cosméticos que hace ya algunos años rompió con la imagen de las mujeres en los anuncios de cremas, champús y desodorantes. Total, por elegir como modelos a jóvenes de más de 50 quilos, con amplias caderas, amplias sonrisas y pinta de estar divirtiéndose. Nada de escuchimizadas, con la mirada perdida, los carrillos hundidos y pinta de tísicas... Bien, pues ahora los creativos de Dove, dan una vuelta de tuerca a la imagen de la mujer en la publicidad y a esta cosa de los anzuelos virales en forma de experimento científico y sociológico. Una vuelta que se pasa de rosca para acabar donde siempre hemos estado.


Belleza real. Dove.
Belleza tirada


La cosa va de una psicóloga que recibe, una a una, a un grupo de mujeres de entre 20 y 40 y tantos años. Ellas hablan de cómo se ven, de sus miedos e inseguridades. Porque las mujeres tienen muchos miedos e inseguridades, así en general, y por lo visto tienen mucho que ver con su físico.

Si tuviera confianza en mi misma, tendría habilidad para… para acercarme a los tíos....   Yo tenía confianza pero desde que he tenido hijos la he perdido…  Todo el mundo quiere ser más joven, pero ¿por qué hacerse mayor no puede ser bueno?

Empezamos bien. Desnudando el alma con temas universales de hoy y siempre. La psicológa les presenta en producto: el parche RB-X, que según la voz en off, 'mejora y realza la manera en que las mujeres perciben su belleza’. Les pega el parche y les dice que la investigación de la que van a formar parte incluye la grabación de un vídeo-diario durante 15 dias. Y vamos pasando las páginas de ese diario.

Dia 1. Pues no noto nada...
Día 4. Me pregunto si funciona....
Día 10. Me siento bella, aunque esté triste, cansada o tenga un grano en la nariz.
Día 12. Tengo una sensación agradable y cómoda en la piel
Día 13. A veces veo a alguien y… le sonrío y no sé por qué...
Día 15. ¡He ido de compras!… la verdad, antes no lo hubiera hecho ni loca...

Quince días después de este carrusel de emociones y después de comprobar que el flipamiento ha ido in crescendo a medida que el parche presuntamente liberaba sustancias embellecedoras por vía transdérmica, las cobayas vuelven a reunirse con la psicóloga.

Ha sido una experiencia de las que te cambian la vida.. me he sentido más social, más cómoda cuando tenía que arreglarme el pelo, más segura para mostrar mi cara… se ha abierto algo dentro de mi para hacerme sentir así.

Lo que se te va a abrir es el cielo cuando te enteres de lo que te han hecho... porque la psicóloga les pregunta si quieren saber qué lleva el parche, qué sustancia ha hecho que durante esos quince días hayan pasado de ser piltrafas humanas a convertirse en los ángeles de Women's Secret. El parche no lleva nada, ni células madre, ni colágeno, ni rosa mosqueta, ni ácido hialurónico, ni lisérgico, ni oxitocina para que te ames a ti misma, ni eritropoyetina, ni serotonina…. No lleva nada. Y ellas, pobres cobayas, reaccionan con lloros y grititos, hipando y balbuceando en vez pegarle los parches a la psicóloga en la boca como desquite por haberles tomado el pelo. No contentas con el ridículo de haber picado y haber quedado como bobas, siguen con el festival de slogans de coach barato.

Soy bella, fuerte, independiente y puedo ser quien quiera ser…no necesito nada para ser como soy, esto me ha fortalecido, esto tenía que pasar por mi y no por un parche…

Para acabar diciendo que la belleza es un estado de ánimo.

No. La belleza es la belleza. Y como mucho le otorgo el beneficio de la subjetividad. A no ser que venga Gisele Bündchen y me jure que alguna vez en su vida se ha sentido insegura y fea y que sólo cuando se le ha alegrado el cuerpo y el alma, se ha sentido guapa y poderosa. Ser guapa es ser guapa, aunque sea a los ojos de tu marido, mujer o madre. Incluso a los tuyos propios. Pero venir a descubrir la pólvora con esa idea revolucionaria de que la belleza interior es más importante que la belleza exterior con una puesta en escena como ésta, me cabrea. Me hostiliza. Porque estoy hasta el gorro de ver en este tipo de anuncios a mujeres en síndrome premenstrual constante, en un estado de ánimo cambiante, a medio camino entre la euforia y la apatía, entre el desvarío y la intensidad más intensa.


Dice Margaret Atwood que "la presión que se ejerce sobre la mujer para que sea perfecta es todavía muy fuerte, y la forma como debería alcanzar ese objetivo, de acuerdo con las convenciones más rígidas, provoca mucho resentimiento.”  Podéis y debéis seguir leyendo todo lo que dice al respecto aquí. Los de Dove han apretado la tuerca porque ahora resulta que las mujeres ya no tenemos sólo presión para estar guapas, es que tenemos también presión para sentirnos guapas. 

Nada más lejos de mi intención que aportar una tesis sesuda al interminable debate sobre la imagen de la mujer en la publicidad. La imagen de la mujer en la publicidad suele ser fatal. Pero tampoco le podemos exigir más a la publicidad. Su cometido es vender productos y para eso hay que pintarlo todo bonito. Sobran palabras. Mi pregunta es, si lo importante es ser bellas por dentro y vivir en un estado de ánimo que provoque hermosura, ¿para qué nos quieren vender cremas y potingues para estar más guapas?. Quizás eliminando estereotipos sería suficiente. Puñetero placebo.


4 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo.

    Hay gente más guapa y gente menos guapa. ¿Que lo importante es el interior? Si claro, pero eso se aprende con el tiempo y una caña. ¿Quiere decir eso que entonces da igual la pinta que tengas? No, igual que no te comes la carne cruda a bocados de la pata del cerdo, pues te peinas y te pones ropa que te siente bien y con la que estés a gusto.

    Si eres idiota y haces de ese "arreglarte" el motivo de tu vida...serás desgraciada toda tu vida. Igual que si decides comer solo cosas que sean bonitas y tengan pinta de cupcakes.

    No sé si me he explicado :)

    ResponderEliminar
  2. A la perfección XD
    Alguna de las del vídeo se va a comer una docena de cupcakes del disgusto.

    ResponderEliminar
  3. Jodo, yo hubiera sido de las que le pega el parche con loctite en el vello púbico y luego tiro poco a poco.
    La belleza esta en el interior es como decir soy buena gente: amplio, inconcreto y ambiguo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aaaaaaargggg... qué dolor!!! XD
      Pues sí, hay quien sólo la tiene dentro, fuera y dentro, sólo fuera.... pero el caso es que, ya no es que tengas que verte de una determinada manera, es que encima tienes que sentirte así.

      Eliminar