viernes, 11 de abril de 2014

Los pirómanos enamorados de Accomack

Si sigues en Twitter a gente con criterio como Hanna Rosin, si estás de GL y además de procrastinar asumes que sí, quizás sí, ahora es el momento de hacer todas esas cosas para las que antes no tenías tiempo... si entre esas cosas figura como un buen propósito de año nuevo, estudiar inglés y no paras de repetirte el mantra debería sacarme el advanced… encontrar este reportaje de Monica Hesse en The Washington Post estaba escrito en tu carta astral. Un RT, mucho tiempo libre, un diccionario y una hora disfrutando de un relato absorbente, de unos personajes patéticos y de una historia al estilo de ‘A sangre fría’ de Truman Capote. En este caso, caliente.

Jay Diem, Eastern Shore News

El 12 de noviembre de 2012, en Parksley, un pueblo del condado de Accomack, en el estado de Virginia, una vecina llamó al 911 pasadas las 10:30 de la noche. Al salir a despedir a un amigo, vio cómo ardía una casa abandonada enfrente de la suya y sintió cómo el calor de las llamas le quemaba la cara en la fría noche. Esa fue la primera llamada y el primer incendio. A las 3 horas y a 13 millas, de nuevo un aviso. Fuego en los cobertizos de una granja. A los 8 minutos, otra vez. Se estaban quemando arbustos que acabaron incendiando parte de un bosque. En poco más de 24 horas la oficina del sheriff había recibido 6 llamadas que confirmaban 6 incendios. Los 6 en casas o coches abandonados, cabañas, zonas deshabitadas… ningún fuego afectó a ninguna propiedad, terreno o inmueble que tuviera algún tipo de seguro. Los 6 fueron intencionados. Igual que los 76 que hubo desde noviembre de 2012 hasta abril de 2013.

Accomack es una zona rural, vieja. Se estableció en un año indeterminado del siglo XVII y creció gracias a las patatas y a la madera. Está al sur de Virginia, uno de los estados consituyentes de EEUU, capital de la Confederación durante la Guerra Civil americana. Accomack es frontera y en alguna carretera se puede ver un cartel que asegura que ‘The South Starts Here’. ‘Todo está conectado, mucha gente comparte apellidos aunque no saben cómo ni desde cuándo. Hay muchos talleres de reparación de coches, almacenes, unos cuantos cafés con encanto, un museo del ferrocarril. Cuando el sol desparece, el condado queda en silencio y las carreteras son negras como el infierno’.

Un escenario silencioso y negro en el que durante 5 meses, una cadena de incendios intencionados, mantuvo alerta a la población, a la policía, a los investigadores. “La piromanía es un crimen extraño. No hay recompensa obvia, como en un robo o en el tráfico de drogas, a menos que haya una trama para cobrar un seguro… sólo un 17% de los pirómanos llegan a ser detenidos. Generalmente no confiesan. No se sienten culpables. No llegan un día a la comisaría y dicen ‘no he podido dormir en toda la noche por esto’”, dice Dian Williams, investigadora y Fundadora del Centro para la investigación de la piromanía. 

Fuente: The Washington Post
El fuego número 44 llegó tres mese después del fuego número 1. Se produjo en casa de un divorciado que esa noche salió del domicilio durante 25 minutos para dejar a sus hijas en casa de su madre. Cuando regresó olió a quemado pero no le dio importancia. Cuando sus hijas regresaron también olieron a quemado. Salieron de la casa y vieron que entre los tablones de la fachada ardía un trozo de tela. Era la noche de San Valentín de 2013.

Charlie Smith y Tonya Bundick salieron a dar una vuelta esa noche de San Valentín. Por esas fechas, llevaban ya dos años juntos. Él tenía un pequeño taller de chapa y pintura, un pasado delictivo, una relación con las drogas aparentemente superada y experiencia como bombero voluntario. Ella, madre soltera de dos hijos, auxiliar de enfermería y muy presumida. Se conocieron en una cita organizada por unos amigos. Él le contó su pasado y ella sus problemas con sus hijos 'biraciales'. A ella le encantó su risa y él se mudó a la casa en la que vivía con sus chicos. Ella abrió una tienda de ropa en el mismo edificio en el que él tenía el taller. Él le pidió que se casara con ella y ella le dijo que sí. Pusieron fecha para la boda. Mayo de 2013. En en primavera ella empezó con los preparativos. Justo unos días después del incendio número 44. El incendio que tuvo lugar en casa de un ex novio de Tonya.


Charlie y Tonya en Facebook

Tonya y Charlie, arrestados

Los detuvieron el 1 de abril de 2013. Cuando estaban a punto de encender el fuego número 76. Los llevaron a dos comisarías diferentes y los interrogaron. Él dijo que quería mantenerla fuera de esa historia de los incendios, que lo hizo él, pero que en el fondo odiaba hacerlo. Que la quería y que tenían problemas sexuales, que ella tenía mucho estrés y problemas con sus hijos, que no sabía expresarse bien, que se lo pidió un día, que pensaba que le gastaba una broma y que no era una broma. "¿Era como un alivio para ella?", preguntó el agente Barnes en el interrogatorio. "Creo que sí", dijo Charlie. "Y yo lo odiaba cada noche".

Ella, en su versión, dijo que notó a Charlie extraño cuando empezaron los fuegos. Que siempre desaparecía por las noches, poniendo excusas como que tenía que terminar un trabajo o hacer llegar un presupuesto a un cliente... nunca había trabajado antes por las noches y todos esos trabajos extra no traían más dinero a casa. Pero Charlie confesó. Y Tonya también. Salían a tomar un café en McDonald's, buscaban una casa, una cabaña, un montón de arbustos secos... en su rutina incendiaria, a veces encendía ella los fuegos y a veces él. "Tenía que ayudarla, no podía decepcionarla... su hijo la había dejado hecha polvo... no pegaba a los críos ni les gritaba... no tomaba drogas, ya no tenía la tienda..." Ahora los dos están a la espera de confirmar sus sentencias. 


Foto: The Washington Post


"El amor es un acto extraño: una locura transitoria, un engaño optimista. El fuego es el elemento de la pasión y cautiva tanto como destruye."

Con esa imagen y con estas palabras podría empezar una novela o una película sobre los pirómanos enamorados de Accomack. Pero, la verdad es que el GL no me da para tanto.  









0 comentarios:

Publicar un comentario