miércoles, 23 de abril de 2014

Que vuelva Casimiro


'¿Qué ven mis ojos... niños pequeñuelos, personas diminutas y todavía levantados?' Casimiro.

La ministra de sanidad, Ana Mato tiene este miércoles una reunión con la Asociación de televisiones comerciales asociadas (UTECA). Les va a pedir su colaboración en la búsqueda del Santo Grial de la conciliación laboral y familiar. Todo suma, todo cuenta, pero no le veo la relación. Mi opinión sobre esto de la conciliación es confusa e impopular. Un no lo tengo claro en toda regla. 

Hay trabajos complicados de conciliar con la vida familiar, pero la vida familiar no es una y única. Las mujeres y los hombres con hijos no son los únicos que tienen necesidad de conciliar. Aviso. El envejecimiento a la carrera de la población va a obligar a muchas personas sin hijos que critican los presuntos privilegios de las personas con hijos, a pedir días, horas y horarios adaptados para atender a sus padres un día de estos.

Eso no quita para que crea firmemente que la palabra conciliar es una trampa tramposa. Todos los trabajos no se pueden conciliar, todas las mujeres- madres no quieren conciliar porque sus trabajos son como son y a ellas les gustan como son y porque su familia está perfectamente organizada alrededor de esos principios. Una madre que trabaje todo el día, que tenga que fallar en alguna ocasión a un festival de navidad o que no sepa cómo se llama la profesora de gimnasia de sus hijos no va a criar hijos problemáticos o desamparados. Porque muchos padres han fallado a funciones de teatro en el cole y no saben en qué evaluación están sus hijos y no pasa nada. 

Ahora bien. Si los horarios televisivos van a arreglar todo esto, que vuelvan Casimiro y la familia Telerín. Que se adelante el prime time y los informativos de la noche para que no los vea nadie porque las personas que trabajan aún no han llegado a casa. Y no han llegado a casa, entre otras razones probables, porque han tenido dos horas para comer que quién sabe si era necesarias e imprescindibles. O porque algún imponderable ha surgido en la jornada laboral. No sé... una noticia, una avería... Yo soy tecnolerda, pero tengo entendido que hay teles que graban los programas, series y películas que suelen hacer a horas intempestivas. Es más... oigo por ahí que se pueden ver esas series, programas y pelis en Internet. Cuando quieras. Cuando tu conciliación te permita tirarte en el sofá agotada, con los signos vitales básicos mínimos para seguir consciente un programa o un informativo. Que por cierto, hay cadenas que los repiten. Así que no hace falta irse a dormir a las 21h, duchado, con los dientes cepillados e informado.



¿Qué tienen que ver los horarios de televisión con la conciliación? Conciliar no es acostarse antes. Conciliar no es ver la tele en familia. Conciliar no es sólo poder ir a las tutorías de tus hijos. Ni siquiera es simplemente conseguir unos horarios racionales. ¿Qué es un horario racional si tienes que trabajar en el servicio de recogida de basuras o si eres médico de urgencias o si eres periodista? Conciliar es que te mole tu trabajo y pases olímpicamente de quien va soltando ideas y frases lapidarias como '¿qué haces con las niñas por las tardes?'. Como si les fueras a dar las llaves de casa después de la baja maternal. Conciliar es que, por el simple hecho de haber nacido con útero, no te toque plantearte estas cosas. Y es también un cambio de mentalidad que si llega, llegará a la misma velocidad que se derrite un cubito de hielo en un gin tonic en invierno. Pero de esos cubitos de la gasolinera. 

4 comentarios:

  1. Hya mucha tonteria con eso de la conciliación...muchísima.

    Conciliar es que te mole tu vida familiar y tu vida laboral y las dos vayan medianamente organizadas y punto pelota. Lo de la tele es una majadería...otra más.

    ResponderEliminar
  2. Para mi y mis horarios luchó por conciliar no con la vida familar si no con la vida en general y estoy d acuerdo en q el dia q deje mi trabajo y tengs el mío y sea mi propio jefe y trabaje más horas q ahora seré feliz.. Y conciliare con mi vida...eso si q vuelva casimiro q otro desiete cercano a ladesiete le cuesta entender alguna noche la hora d dormir

    ResponderEliminar
  3. Espera que me parto!! que es una idea chuli piruli de la leche, que resulta que lo importante no es la ampliación de la baja maternal o paternal o la flexibilidad de hora de entrada o los permisos para el pediatra o las bajas por hijo enfermo...¡¡lo importante es que mami y papi lleguen a tiempo para ver el sálvame deluxe!!
    Vale, seguramente no he entendido lo que pretenden hacer pero da igual.

    ResponderEliminar
  4. Ayer estuve hablando sobre este tema en un curso muy interesante al que asistí. Para mi conciliar significa poder seguir trabajando y tener un horario que me permita reocger a mi hijos por la tarde en el colegio. Porque se puede trabajar de 8.30 a 17.15 sin problema y de hecho, existen empresas con ese horario, casi todas americanas.
    Conciliar significa que también lo pueda hacer el padre si quiere o si gana menos que la madre. Conciliar significa un cambio de chip en la mentalidad de todos y que cuando una mujer o un hombre quieran dar prioridad a sus hijos, nadie les miren mal o se les complique la vida laboral hasta tal punto que tenga que dejarla. Concliar significa respetar los horarios y no calentar la silla.
    Tantas cosas! Siento el comentario tan largo pero es que es un tema que me tiene pelín tocada. Beso.

    ResponderEliminar