viernes, 16 de mayo de 2014

Ladecinco ya es Ladeseis


Ladeseis es la prueba viviente de que las grandes citas sobre la transformación interior que genera la maternidad son mentira. Ser madre no te hace mejor persona, ni más paciente, ni feliz como una perdiz, no te sublima, no te eleva, ni te hace crecer espiritualmente. No, si tienes una como la de la foto. En absoluto. Y como aquí no hay frases de Paulo Coelho, ni sentencias edulcoradas, ni trolas empalagosas que funcionen, Ladeseis ha decidido que no va a tener hijos. Probablemente porque cuando me ve, vaticina en qué se va a convertir.

Ladeseis es igual que cuando respondía al nombre de Ladetrés, Ladecuatro y Ladecinco. Todas mis esperanzas de que cambiara a medida que cumplía años se han desvanecido. No va a cambiar. Es así y va a ser así toda la vida. Va a ser peleona, contestona, listilla, enérgica, insoportable, adorable, inteligente, protestona, prudente, fantasiosa, aguda, irónica, payasa, irascible, irritante, movida, sobrada... Va a seguir teniendo una memoria portentosa, un carácter fuerte, una determinación inflexible y un morro extraordinario. 

Llega a su cumpleaños con dos metatarsianos rotos. Una fractura confirmada después de 24 horas. Porque es dura como el granito y poque no le hicimos caso. Porque está haciendo prácticas para ingresar en el Actor's Studio, con especialidad en grandes dramas y rabietas. Llega a los 6, con un vocabulario extenso e inútil para 3º de infantil: cortar la emisión, manifestación, presidente, opino, transigir (¿puedes transigir y me levantas el castigo?), generalmente.... Va a seguir tomando ropa prestada cada vez que vamos a casa ajena. La estrategia la tiene dominada: juega, se mancha, su madre no lleva ropa de recambio, ergo, los anfitriones le ceden amablemente alguna pieza de ropa. Si el percance tiene lugar en el domicilio habitual o vacacional de una familia con hijos varones, mucho mejor. Saldrá triunfadora con zapatillas de tacos o con uniforme de equipo de fútbol. 

Va a seguir viendo lo que muchos no vemos. Y va a seguir cazando al vuelo todas las conversaciones adultas a pesar de que las encriptemos. Y como es la que mejor sabe sacarme de mis casillas, deduzco que también va a ser la que más y mejor me cale. A Ladeseis no se le escapa nada. De todas las personas que me rodean es la única que me ha dicho que dejara de llorar por el GL y por el burofax. Mamá, no se llora por las cosas que ya han pasado, así que venga, va, quédate un rato a ver Chitty Chitty bang bang y se te pasará. Dice que ella es la única que sabe qué me pasa, pero que es un secreto entre las dos. Preferiría que no se hubiera dado cuenta. 


3 comentarios:

  1. Eres única transmitint sentiments! Escrits brillants!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gràcies. Sempre m'ha resultat més fàcil per escrit.... jeje. Un beset.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar