viernes, 30 de mayo de 2014

Paperback writer


Atravieso una mala racha. Es una mala racha laboral. Era sólo un trabajo, pero era mi trabajo. Como ya no lo es, la solución pasa por buscar y encontrar algo que se convierta en mi nuevo trabajo. Y según parece eso llegará gracias a la reinvención. Reinventarse. Esa es la palabra que repiten sin cesar personas bienintencionadas en forma de amigos, vecinos, familiares y técnicos de empresas de recolocación. Es absurdo e insensato. Nadie se reinventa porque nadie se inventa. Nos hacemos a nosotros mismos. Partiendo de la nada y con nuestro propio esfuerzo, vamos alcanzando las cotas que alcanzamos. Yo no me reinvento. No soy una bombilla, ni un teléfono ni una impresora 3D. En este caso, la reinvención parece que pasa única y exclusivamente por estudiar para community manager. Un invento que emite cantos de sirena que no consiguen llevarme a la perdición con incitaciones ilusorias y falsas promesas profesionales. Y así, mientras cavo mi tumba profesional con estas acertadas aseveraciones, veo claro que mi marca personal nace incrédula, fría, apática y escasamente interesante o contratable. Soltadme del mástil, deshaced las ataduras para que pueda sacarme la cera de los oídos. Porque yo, como Ulises, he escuchado esos cantos y no he caído en su hipnótica atracción. Porque de verdad, lo que quiero es encontrar trabajo de paperback writer

Estimado/a señor/a: 

me gustaría que leyera lo que escribo. Llevo años escribiendo. Prácticamente desde los 8 y tengo 41. Escribo cualquier cosa: vídeos, diarios, noticias, notas y convocatorias de prensa, reportajes, informes, esquelas, entrevistas, postales, horóscopos, cartas de motivación, discursos de fin de curso, dedicatorias en escayolas y carpetas, listas de la compra, una novela en 3º de BUP, cuentos patéticos en la carrera... escribo tuits, alocuciones varias para bodas, bautizos, comuniones y funerales, escribo las preguntas y las respuestas, pies de foto, guiones, justificantes de ausencia para los profesores, mails, wasaps, reclamaciones y cualquier cosa deba ser redactada. 

Si es preciso, plagio y fusilo, pero siempre cito. Le llaman inspiración, pero en el fondo es copia. Dicen es estilo, pero realmente es imitación. Puedo escribir la historia de Holden, la de Atticus o la de Doc. Puedo escribir la mía, la suya o la de mis vecinos de al lado que discuten agriamente y son carne de folletín. Puedo escribir sobre política, cine y deportes, sobre música, economía y heráldica. Sobre estrategia militar, literatura y biotecnología. No debería decirlo, pero no podría escribir poesía. Sólo prosa. Domino la metáfora, el doble sentido y la personificación. Controlo el oxímoron, la paralipsis y el sarcasmo. Diga un tema. Puedo escribirlo en 30 folios o menos, o más. 300, 900 o 1.500 palabras. 90 segundos de texto con cortes de voz. Un breve. Un sumario, una entradilla. Usted elije. 

Le puedo poner muchos adjetivos o muy pocos. Puedo hacer que suene culto o llano. Nunca haré faltas de ortografía. Puedo escribir hasta cinco sinónimos de una palabra. Escribo mucho y muy rápido. Bueno y malo. Son las consecuencias de haber escrito durante muchos años las cosas que pasan 10 minutos antes de un informativo de televisión. Insisto. Sepa que si le gusta lo que escribo, se lo puede quedar. Si no le gusta, me lo devuelve y se lo enviaré a otro o se lo volveré a enviar corregido. Tan mejorado que parecerá inédito. Si definitivamente no lo quiere, hágalo llegar aquí. Al blog. Le daré salida y haré un post. Porque, recuerde, quiero ser paperback writer.

Atentamente,

annajr.


3 comentarios:

  1. Estas segura de no ser una impresora 3D?.
    Molt xulo. Estas sembrada. Jo tampoc estic per mutar, a no ser que siga per involución darwiniAnna. B7s

    ResponderEliminar
  2. ¿Reinventarse? La vida es demasiado corta para intentar ser bueno en más de una cosa. Así que ya nos podemos olvidar de hacer carrera como electricistas.

    ResponderEliminar
  3. Te diré que pases ampliamente de lo de Community Manager. Yo he hecho ya el curso, ¡pa´ná! Y luego te diré que, ¡escribes de la leche! Que ya verás como suena la flauta y encuentras trabajo en breve. Y de lo tuyo. Sin reinvenciones. Besos grandes.

    ResponderEliminar