miércoles, 21 de mayo de 2014

Tardes de deberes y WhatsApp


17:30 Bip bip
Hola, ¿sabéis qué página llevan de lengua?

- Ladeocho, ¿qué lleváis de lengua?
- Página 18 del cuadernillo. 

Página 18 del cuadernillo. 
Bip bip
¡Pero si no han sacado el cuadernillo!

- Ladeocho, ¿habéis sacado el cuadernillo? Dicen las madres de tu clase que no lo...
- Mamá, me vais a volver loca. Los de la clase de Elena hemos sacado el cuadernillo, pero los de las otras clases no lo sé.

Ladeocho está en segundo de primaria. En su colegio funciona un sistema que agrupa a los niños en lengua y matemáticas según el nivel e independientemente del grupo A, B o C al que pertenezcan. Los mezclan en esas dos materias, osea, que su mejor amiga de clase puede que no comparta pupitre ni profesora en estas dos asignaturas.

17:50 Bip bip
¿Qué día tienen el examen de cono? Dice Pepito que el miércoles, pero no me fío porque no se entera y encima la otra vez les hicieron un examen sorpresa y, la verdad, el tema del ciclo del agua lo llevan arrastrando desde hace 15 días......
¿Y qué paginas son? ¿Les habéis puesto preguntas trampa? Por si se las ponen....
¿Los que van a clase de mates con Charo tienen que hacer la página 20?
¿Cuándo hay que devolver el homeschooling?
¿Hay control de reli?
¿Cuándo? 
¿Me podéis enviar una foto de las palabras que llevan para estudiar que creo que las tiene mal?
Le voy a enviar un mail a la seño por la plataforma para que nos lo aclare, porque vaya lío....

Y así, toda la tarde. Ladeocho levanta una ceja y resopla sin apartar la mirada del cuaderno cuando oye los bip bip del WhatsApp. Ni me mira. Y yo ya, ni le pregunto. Ya me dejó sin contestación el día que me dijo que peligraba su salud mental con tanta pregunta sobre los deberes y he decidido no volver a pedirle la agenda nunca más. No sólo porque temo que me mande muy lejos. También porque creo que la mensajería móvil es mala para hacer los deberes y nociva para las relaciones de padres con padres, de padres con profesores y de hijos con padres.

En esto de las cosas de criar, capítulo escuela, las modas pasajeras se están convirtiendo en hábitos adquiridos. La teoría del apego y obviedades adulteradas como que los hijos son el centro del universo se juntan con los smartphones, la sobreprotección y la incapacidad para repartir y delegar tareas. Y claro, el resultado es tóxico.

Lo cuenta muy bien un profesor de educación primaria. Se llama Óscar González. Tiene un blog, ha escrito un libro y define perfectamente en artículos y entrevistas esta práctica generalizada. Él habla de corrillos a la puerta del colegio, pero esos corrillos se trasladan al llegar a casa al grupo de WhatsApp a la hora de los deberes y contribuyen a que se agrande esa brecha de la que habla Óscar. Una brecha que se va hundiendo a golpe de mensaje y de falta de confianza en los profesores y en los niños. En los profesores por poner en duda su trabajo con nuestros hijos. Y lo que es peor, en los niños por estar pegados a su chepa en la única responsabilidad que tienen a los 8 años y que va a crecer exponencialmente de aquí a que sean una pandilla de adolescentes latosos. Una notita de la seño con reprimenda que hay que devolver al día siguiente con acuse de recibo del progenitor, un examen sorpresa, pasar olímpicamente un día de hacer las tareas y sufrir las consecuencias no son dramas. Son cosas que pasan y que forman parte del aprendizaje.

Hace más de 30 años me encontraba yo en circunstancias parecidas a las de Ladeocho. No recuerdo si tenía pocos o muchos deberes, pero asocio las tardes a la vuelta del cole con la cantinela de mi madre Anna-haz-los-debereeeeeeessss. Así, entre 5 y 10 veces.Y se acabó. Ni WhatsApp ni paloma mensajera a la que recurrir. O hacías los deberes o te apañabas al día siguiente.

Hay quien dice que tampoco se trata de eso. Pero yo ya estoy mirando a ver si puedo comprar un poco de plutonio por internet para alimentar el condensador de fluzo y largarme al pasado en mi coche familiar. Con #lasmías y con quien quiera venir. Pero no tengo un DeLorean. Así que de momento, estaré pendiente de los consejos de los profesionales, del sentido común y de las reflexiones de esa gente que sabe expresar perfectamente y con sencillez las ideas más complicadas. Por ejemplo, un escritor, Richard Ford: 'La paternidad en sí misma no proporciona una sabiduría que merezca compartir'. Pues eso. Suerte a todos y que cada uno haga lo que buenamente pueda...



8 comentarios:

  1. Jajaja vaya locura! haces bien en haber tomado esa decisión, la verdad es que a veces si dan ganas de volverse unos añitos atras xD

    Acabo de descubrirte y me quedo por aquí!

    Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Los niños de hoy serán los padres del futuro. Las mamás preocupadas piensan que ayudan, pero en realidad entorpecen el aprendizaje de sus hijos. Miedito me dan, estamos haciendo generaciones dependientes de muchas cosas, menos de su propios medios personales.

    Casualmente he hecho este mismo comentario en otro blog:
    yo no tengo watshapp, me niego, no quiero, no me da la gana.

    Obviamente, soy rara. Y libre.
    :-D

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Libre y de voluntad férrea!! Rara no, singular ;-P
      Esos grupos de wasap son como todo... en el término medio está la virtud. Bien empleados son útiles. Pero si ya degeneran en esto no me molan. Ahora bien, reconozco que no salgo del grupo. Porque en el fondo pienso que pueden servir si se hace un buen uso y porque salirme ahora quedaría fatal!!!
      Besos!!

      Eliminar
  3. Jajajaja, estoy totalmente de acuerdo contigo. Esos grupos de whatsapp los carga el demonio. Y no son más que el reflejo de unos padres hiperimplicados que lo único que hacemos es sobreproteger a nuestros hijos criándolos como borreguitos. Sin capacidad para responsabilizarse de sus propios actos. También a los corrillos y a los whatsapps le dediqué un post llamado "Profesores, esa casta...", por si te apetece leerlo.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una cosa te diré.... desde que publiqué esto noto una ausencia de bip bips atronadora.... no tienen twitter, no las tengo en facebook, pero es como si me hubieran leído y ahora no me ajuntaran!! Voy a leer tu post.
      Besos.

      Eliminar
  4. No sabía yo de que se hacían grupos de padres en whatsapp!! qué peligro! jajaja. Entiendo que pases del grupo, pero me ha parecido tan gracioso... Yo a ver, porque si seguimos por aquí cuando la peque tenga "tareas"... me parece que en chino poco la voy a poder ayudar a la pobre ni aunque me lo pida de rodillas... :S :S. Pero vamos que en mi casa, como mucho era: "haz la tarea. Has hecho la tarea?" y cuando la respuesta era sí, me dejaban en paz. Que fuera verdad o mentira era cosa mía, y de eso, aprendes. Además aprendí que cómo pidiera ayuda, el alma de profesor que tiene mi padre se explayaba y en vez de 5 minutos, la explicación y sus variantes, se podían alargar dos horas... Besos desde China

    ResponderEliminar
  5. Ufff... con las explicaciones de mis padres en matemáticas, asignatura en la que era una auténtica zoqueta, podría hacer un post!! Pobres!!
    Besos!

    ResponderEliminar