domingo, 27 de julio de 2014

¿Qué han hecho por vosotras las feministas?

La moda de viralizar peticiones y opiniones dando o escondiendo la cara con un folio manuscrito. Esa moda. Así comparten un un grupo de mujeres desde los EEUU en tumblr una campaña contra el feminismo. Son unas cuantas y su lema es #WomenAgainstFeminism. Así de claro. En sus bases fundacionales, en las que explican por qué son antifeministas, dicen que la igualdad entre hombres y mujeres es una realidad, que las feministas fomentan la imagen de la mujer desprotegida, que el patriarcado es una fantasía discriminatoria a favor de la mujer y que para las feministas, los roles de género y el reparto de tareas sólo atañen a los hombres de manera injusta porque son, tradicionalmente, los que trabajan más duro. También aseguran que la polémica sobre la diferencia salarial entre hombres y mujeres es un engaño, que las feministas son elitistas porque sólo se fijan en las mujeres que hay o no hay en los consejos de administración, que son hipócritas porque en algún momento han llevado la palabra puta o zorra en pancartas y luego critican que la publicidad las convierta en objetos. Acaban sus mandamientos de la buena antifeminista hablando del mito de la cultura de la violación, de estadísticas hinchadas sobre el tema y del empoderamiento de la mujer a través del aborto.



Las estadísticas del movimiento se traducen en 4.510 post en la red de microblogging y 8.705 seguidores hasta hace unos días. Descubrirlo y combustionar ha sido la primera reacción natural. Arder en deseos de recriminar agriamente con sarcasmo, burla, mofa y befa las 4.510 fotos y sus mensajes, la segunda. Son una muestra amplia de un estado de opinión, quizás limitado en algunos capítulos a la realidad norteamericana. Hay de todo. Hay opiniones razonadas, majaderías, tesis simples como el mecanismo de un botijo, otras insultantes, muchas muy discutibles y la mayoría desmontables con una mano atada a la espalda. 


Podría quedarme en la evidencia de la insensatez y la necedad de algunas de estas mujeres reduciendo los 4.510 posts a esta foto. La de una chica que hace bien en esconder su cara para afirmar que "no necesita ser feminista porque les gustan los hombres masculinos como Christian Grey". Osea, el protagonista de la trilogía malasombra. Es fácil arremeter contra ellas. Porque algunas de sus razones para criticar al feminismo son tan vergonzosamente ruines como esta. No. El feminismo no quiere castrar a Christian Grey. El feminismo no es un catecismo, ni un código de circulación, ni unos mandamientos que hay que cumplir íntegramente. El problema de #WomenAgainstFeminism no es que no les guste el feminismo. Es que no entienden nada. 

Dicen que no necesitan ser feministas porque creen que hombres y mujeres son iguales. Es que eso, precisamente, es ser feminista. Luchar por la igualdad. Somos iguales, pero no estamos igual. Otras dicen que no quieren ser feministas porque sobrevivieron a una violación y a pesar de esa experiencia no temen a los hombres. El feminismo no intenta presentar a los hombres como monstruos terroríficos. Sólo a los que maltratan, violan y matan a sus parejas. A esos sí. Hay hombres que bajo este supuesto se declaran feministas y participan en campañas para denunciar a hombres a los que sí hay que temer y señalar. ¿Habrá mayor despropósito que descubrir a un hombre feminista y a una mujer antifeminista? Algunas caen en el tópico del gusto por los piropos y los modales de los chicos que ceden el asiento a las chicas, el archimanido y burdo recurso de la feminista que no se depila y la boutade de que los hombres no son nuestros enemigos. Insisto. No es odio. Es ignorancia. 

Lo resume muy bien Emily Shire en The Daily Beast. "La gente no se da cuenta de que se puede ser feminista y provida. Puedes ser feminista y decidir dejar de trabajar y quedarte en casa a cuidar a tus hijos. Puedes ser feminista y estar en contra de la regulación del control de la natalidad en la Obamacare. Se puede ser feminista y no defender que las mujeres se beban su menstruación (como diría Germaine Greer)". Evidentemente no se le puede exigir a nadie que se declare feminista y cualquier está en su derecho de rechazar etiquetas. Pero en este alarde de simpleza desplegado por las antifeministas confesas, me gustaría saber de qué logros del feminismo quieren apostatar. ¿Del derecho al voto? ¿Del derecho a la salud sexual y reproductiva? La de ahí arriba que dice que su 'vida sexual no está en la agenda política' debería informarse sobre las trastadas del Hobby Lobby en su país o las de Ruiz Gallardón por aquí. Por desgracia sí, querida, tu vida sexual está en el orden del día de las reuniones del consejo de ministros. Y la que dice que ha elegido no trabajar y ser una stay-at-home-mother tampoco ha entendido nada. Porque antes de que existieran las feministas, no trabajar y quedarse en casa a a criar no era una opción.

Por eso convendría que las defensoras del antifeminismo, las que se han organizado ultramar en las redes sociales y las que arrugan el morro en un mohín de asco cuando pronuncian la palabra feminista, hicieran examen de conciencia. Como hacían los Monty Python en "La vida de Brian" y se preguntaran aquello de... pero, ¿qué han hecho las feministas por nosotras?



6 comentarios:

  1. Pffff! una vuelta de tuerca más a conceptos trilladisimos. Se coge un grupo ideológico, se le cuelgan todo tipo de clichés y hala! a discutirlos. En este caso las antifem. contra las fem.
    Para mi que en el fondo todo esto es una profunda falta de identidad, parece que hay que ser algo, estar metido dentro de algún "casillero", algo que nos identifique (al menos en las redes sociales).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, clichés y 'etiquetismos'... no te creas que yo en el fondo me pregunto si el feminismo se ha diluido en una etiqueta y ya está. Creo que no. Por lo menos tal y como yo entiendo el feminismo. Por eso me extraña que una tía diga que es antifeminista, de la misma manera que me extrañaría que alguien dijera que es antidemócrata. Claro, que todo es susceptible de llegar al despropósito y más allá...

      Eliminar
  2. Es espectacular la cantidad de tontas ( y tontos) que hay por el mundo. Una de las mayores lacras de la red es que da altavoz a todas las tonterías que se le ocurren a cualquier memo.

    En fin, gracias al feminismo tenemos derecho a voto y un montón de cosas más. Estoy contigo en que somos iguales pero no estamos iguales y esa es la batalla a luchar, aunque estoy en contra de lucharla "contra" los hombres...sería mucho mejor lucharla con ellos y por supuesto me horrorizan las simplezas también en esa lucha...pero de eso ya hablé en su día.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Durante 20 años he trabajado con compañeros y compañeras y con jefes y con jefas y la conclusión es la tuya: que luchar algunas batallas 'contra' los hombres es un error total y una cosa absurda. Es cierto que hay muchas historias, que por disfrutar de una posición 'privilegiada' respecto a millones de mujeres en el mundo, no percibo en mis carnes. Y eso si que me lleva a pensar que el feminismo sigue siendo necesario. También te diré que no me siento especial por haber nacido mujer, es lo que hay, pero tampoco quiero que eso me perjudique. Y en las simplezas, coincido contigo: menos lloriqueo. Y por favor, también menos Femen.
      Besos!!

      Eliminar
  3. El dia que las mujeres paguen pensiones por divorcio, dejara de existir este feminismo mal entendido....no soporto ni a lasa que se hacen las víctimas frente a sus ex, a sus jefes o a quien sea con tal de seguir medrando o chupando del bote. Hay que luchar por llo que es justo, pero para todos, pero no jugando a dos bandas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo contigo. Sería una gran prueba de fuego.

      Eliminar