lunes, 23 de febrero de 2015

Querida Dakota




Querida Dakota,

al principio no me enteraba de nada, luego me llamó la atención 'el fenómeno', me regalaron los libros y los convertí en material de estudio. No se puede criticar lo que no se conoce. Me costó un libro y cuarto llegar a la conclusión de que 'el fenómeno' tenía muy mala sombra.

Ha pasado el tiempo y 'el fenómeno' ha regresado. Casi todos los cines del mundo han estrenado la película basada en 'Cincuenta sombras de Grey', la trilogía mala sombra. Se han llenado salas segregadas por sexos -y por sexo- de vecinas y conocidas para seguir el estreno. Desde Paterna a Lugo y desde Nimes a Boca Raton, Florida. Hasta ahí, todo normal y previsible. Pero ha sido el titular de una de tus entrevistas de promoción lo que ha hecho que 'el fenómeno' se convierta en algo más que una mala sombra. No, Dakota, tu personaje no puede ser 'una buena influencia para las mujeres' de tu generación'.

De acuerdo que una película y un libro no tienen por qué ser manuales de vida. Y mucho menos esta película y este libro. Claro que la creación artística siempre ha estado sometida al debate, que la historia del cine y la literatura están llenas de polémicas, que hay películas mucho más intolerables que la tuya. Por supuesto que un rato -o tres tomos- de entretenimiento erótico son muy recomendables. Pero no, Dakota, tu papel no es modélico en una sociedad en la que 'uno de cadatres jóvenes considera inevitable o aceptable en algunas circunstancias controlar los horarios de la pareja, impedir que vea a su familia o amistades, no permitir que trabaje o estudie o decirle cosas que puede o no puede hacer'. Es que eso es lo que le hacen a tu personaje, querida Dakota. Controlarla.

El personaje al que interpretas no es una heroína, ni modelo, ni referente, no tiene ninguna seguridad ni en ella ni en su pareja. Porque, ya me explicarás qué es firmar un contrato unilateral para mantener relaciones sexuales con el tipo que te gusta, o que ese tipo planifique tus visitas al ginecólogo y controle tu ciclo menstrual o que te diga que cuanto más te sometas mayor será su alegría. Me vas a perdonar, Dakota, pero es todo muy ridículo y ahora que lo pienso quizás tu personaje sí que es modelo de algo: de lo que ninguna mujer debe consentir. Te habrán dicho que esto va de empoderamiento y tal. No. Esto va dominación y abuso con el viejo rollo de la joven ingenua que recibe instrucción sexual de manos de un feroz seductor.

Te estarás preguntando, y ¿esta señora por qué me echa a mi la culpa de todo? Pues porque los titulares más destacados del actor que interpreta al tal Grey son: 'mi mujer no quiere ver la película' y 'Grey me recuerda un poco a James Bond'. Complicado rebatir unas afirmaciones de tanto calado intelectual y sociológico. Es broma. Pero tú eres una mujer de tu generación y quizás deberías pensar en eso en la próxima entrevista y dejar todo esto en una mala sombra pasajera.


Atentamente.

1 comentario:

  1. No había leído esa declaración de Dakota, no puedo creerlo. Tienes toda la razón pero, lo peor, es que alguna que otra mujer se lo va a creer, que ella es modelo de algo, y va a acabar sometiéndose a los hombres, como en la historia que protagoniza, pero peor, porque será verdad.

    Un beso!

    ResponderEliminar